Windows Vista no es para mi

Casualmente después de escribir la saga de artículos sobre Windows Vista me compré un juguetito nuevo: un Dell Inspiron 6400 tuneado 🙂

Del nuevo equipo me gustaba todo menos el sistema operativo que traía, la versión Home Premium del nuevo Windows Vista. Reconozco que soy algo reacio a los cambios cuando hablamos de versiones del Sistema Operativo. Llevo años muy satisfecho con Windows XP Profesional como para pasarme tan ‘a la ligera’ a la nueva versión y menos cuando ninguna de las novedades que este incorpora, a priori, parecen mejorar en nada mi experiencia como usuario. Pero bueno, decidí darle algúntiempo a ver que  tenía que ofrecerme.

A continuación os comento, desde el punto de vista del usuario, algunos de los nuevos aspectos que incorpora esta versión de Windows. Seguro que me olvido de muchos pero …. ¿si no consigo acordarme de ellos será porque quizás no sean tan importates? Ojo, no entraré a mencionar cambios a nivel de programación o gestión interna de la información, sólo me limitaré al enfoque como usuario.

Lo primero que noté al arrancar el equipo fue un incremento en el tiempo empleado hasta presentar la ventana de inicio de sesión (no fué alarmante pero si mayor del que esperaba en un nuevo sistema operativo) y en el tiempo de apagado del sistema.

Una vez iniciada la sesión, me saltó a la vista el nuevo entorno gráfico Aero que incorpora Windows Vista (sólo para aquellos equipos que lo puedan soportar) que inicialmente soprende, por su diferencia con su predecesor de XP, pero que, después de usarlo varias semanas, se vé que no es para tanto: los efectos visuales no matan y terminó entorpeciendo mis movimientos.

Como no solo del PC vive el hombre quise conectarme a Internet. Para ello, pese a tener conexión por cable, intenté configurar la conexión inalámbrica. Pués bien, no sé si por mi desconocimiento de Vista o porque no se pueda hacer (cosa que no creo) pero no puede configurar la conexión tal y como lo tenía con XP yaque Windows Vista no me dejaba conectar a una red inalámbrica que no prepagase su SSID. Repito que debió ser porque no super hacerlo pero no me gustó tener que cambiar la configuración del punto de acceso.

Llegados a este punto, con conexión a Internet, Windows decidió actualizarse. No puedo negar la evidencia y debo deciros que el hecho de que a las pocas horas de tenerlo instalado necesitase actualizar varios paquetes me sorprendió negativamente. Que cada uno piense lo que quiera al respecto …

Durante el proceso de actualización me acordé del Firewall y decidí meterle mano. La aplicación, con el mismo aspecto que en XP, me
ofrecía las mismas opciones de filtrado. No sé, de nuevo debe ser porque no lo encontré, pero no ví las opciones adicionales para
definir reglas de filtrado para el tráfico saliente del ordenador.

En definitiva, como a medida que usaba el equipo no ganaba en comodidad, como preveía una batalla a la hora de instalar la batería de programas que pensaba instalar, como no notaba mejoras a nivel de usuario y como, principalmente, estoy muy agusto con Windows XP me decidía formatear el equipo, eliminar Vista y reinstalar XP. Otro se hubiera quedado con Vista pero .. uno es como es 🙂 Así que aquí me tenéis escribiendo esto, desde mi flamante Dell INspiron 6400 con Windows XP …. adios Windows Vista!!

Pero no puedo acabar sin comentar una utilidad de Windows Vista que me ha encantado y que fue la que me ha tenido este tiempo sin formatear el equipo. Me estoy refiriendo a la barra de búsqueda en menú de Inicio: ya no hace falta saber dónde está cada cosa, con sólo buscar su nombre nos lo encuentra. Sé que esto depende de las carpetas que tenga Windows indexadas pero, en lo referente a esta utilidad, debo darles un 10 a la gente de Microsoft, se lo han ganado.