Economía

Soy consciente que cuando alguien saca la economía en una conversación, es como echar arena en un motor. Empieza a chirriar, se ralentiza, notas los estrincones y si no tienes la suficiente habilidad, se para.

Pero es raro que suceda eso, porque estamos todos de acuerdo que la economía, tanto la individual como la colectiva, es el eje sobre el que giran las demás cosas. Las grandes decisiones que se toman a nivel mundial que nos afectan a todos, entre gobiernos y en cada uno de ellos y en grandes conglomerados de empresas, son económicas. Incluso la mayor parte de las grandes decisiones que toma una persona en su vida son económicas o por motivos económicos. Y sin embargo, en algo que nos atañe tan de cerca, sabemos tanto como de la Santísima Trinidad.

No es de extrañar.

La información sobre economía que nos llega desde los medios de comunicación, viene envuelta en una jerga propia, especial, plagada de ideas y palabras “técnicas”, que al no iniciado (aquí incluyo también, a la mayor parte de los políticos) le produce confusión, desinformación y por último, desconocimiento. Y ya se sabe que el peor miedo es a lo desconocido, y que el miedo genera rechazo.

Lo que finalmente ocurre, es que la economía queda en manos de “expertos, que nos dicen a todos lo que es bueno o malo, y por lo tanto, lo que ha de hacerse o no, sin que nadie más que ellos sepa o se interese por lo que hacen. Esto constituye una situación de claro privilegio para “manipular” o influir en la toma de decisiones, que nos afectan, y cuyas consecuencias pagamos todos.

Por eso, cuando aparece una figura que nos explica todas estas “cositas” con claridad, y en un lenguaje llano, merece la pena ser escuchado, y así aprender como nos manipulan, para en el futuro poder evitarlo. Para ello es fundamental estar informado.

Aquí os dejo un vídeo de la conferencia “Economía, poder y megaproyectos”, de Jose Manuel Naredo.

jose manuel naredo
 

One thought on “Economía

  1. A mi no me parece raro que la gente rechine ante la economía, más me parece preocupante. Que, tal y como dices, un tema que está tan íntimamtente ligado a todo lo que hacemos en nuestra vida nos sea tan lejano, aburrido y que nos interese tan poco no es bueno. Y si además la gente “que sabe del tema” se ha dado cuenta de esta situación peor me lo pones :-(

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *